Encuentros

Mis ojos apreciando los tuyos, las manos abiertas anhelando tus brazos, tu sonrisa encubierta detrás de las palabras. El abrazo con sus modos distintos, brazos en cuello, brazos en hombros, brazos aproximándose a la cadera. El temblor en el pecho, las palabras directas. Las dudas desapareciendo tras el movimiento del cuerpo; y tú, toda tú dispuesta a sentarse a mi lado para ver a la … Continúa leyendo Encuentros

Escritor, libro, lector. Amante, cama, pareja

Los escritores, el libro, y el lector forman una triada similar a el amante, la cama, y la pareja. El lector quiere unas veces encontrar en el libro palabras que lo reconforten, ser sorprendido por conocimientos a los cuales él no había accedido, encontrar aquello que sabe para reforzar su entendimiento, sostener un silencio largo con los personajes del texto. La pareja quiere unas veces … Continúa leyendo Escritor, libro, lector. Amante, cama, pareja

Yo no quiero salvar al mundo

Yo no quiero salvar al mundo, ni siquiera cambiarlo. Me importan las pocas cosas que considero dan un balance a mi vida; comer a tiempo y cada día, dormir seguro y tranquilo, saber que puedo ocuparme de mí con ingresos suficientes, estar sano, y de sentirme enfermo saber que sería atendido con prontitud y buena atención en una clínica. Yo, ni siquiera tengo claridad filosófica … Continúa leyendo Yo no quiero salvar al mundo

Oscuridades en la madrugada

Otra vez estamos despiertos sin haber olvidado en el sueño la rutina. Dispuestos a una lógica impuesta por los circuitos y sus condiciones magnéticas hemos dado cada uno los pasos hacia adelante, aunque dudamos de que adelante y atrás sean distintos, solo estamos yendo por el cauce de un río en el que las aguas no intentan variantes. Tenemos dudas sin expresar, callamos porque tampoco … Continúa leyendo Oscuridades en la madrugada

Silencio en tu sonrisa

Ahora venden el silencio, viene en programas de media hora que compras a la televisión por cable, es fácil de poner, solo sintonizas el canal y lo dejas pasar los minutos pagados. Esta noche, por ejemplo, he comprado tiempo con silencio suficiente para que solo se escuche el ruido de mi sombra adelantándose hacia la puerta para escuchar cuando llegue tu sonrisa. Continúa leyendo Silencio en tu sonrisa