Hay una ciudad a la cual perteneces

Hay una ciudad a la cual perteneces, es una ciudad sin nombre, anclada en tu mirada. Allí vas al final del día, la ves y sentencias que pronto volverás a ella.  Las calles repiten tus huellas, en esta ciudad a la cual perteneces, entre esquinas y calzadas, se encuentra el amor que enumeras en la mañana después de la ducha. Hay una ciudad en la … Continúa leyendo Hay una ciudad a la cual perteneces

Termino de leer un texto extenso

Termino de leer un texto extenso y me quedo con el sabor que deja una mirada inconclusa, una pasión ligera apenas medida en copas de vino.  Voy por la cafetera y sin importarme la hora me comporto con la convicción del adicto al servirme una taza grande de café oscuro, sabiendo que son un poco menos de las dos de la mañana y puede darme … Continúa leyendo Termino de leer un texto extenso

Un hombre ingresa a la clínica

Un hombre ingresa de gravedad a una clínica. Estado de coma generado por un fuerte golpe en el cráneo. A las cuatro de la mañana es recibido en la sala de urgencia. Antes de las cinco está atado a tantos tubos que su cuerpo parece una extensión de los aparatos médicos de la sala. Cinco treinta. Ana es despertada por la respiración profunda de alguien … Continúa leyendo Un hombre ingresa a la clínica

Aún no quiero despertarme, siento para

Aún no quiero despertarme, siento para mí todo el tiempo y sabiendo que este a nadie le pertenece me tomo unos minutos más para seguir durmiendo. No quiero bostezar, sería demasiado el ejercicio, una mueca obligada socialmente para expresar somnolencia – ya no quiero pensar, sería casi tortuoso querer dormir y pensar al mismo tiempo.  La cabeza se hunde bajo la almohada, me cobijo de … Continúa leyendo Aún no quiero despertarme, siento para

Aún no quiero despertarme, siento para mí todo el tiempo y sabiendo que este a nadie l

Aún no quiero despertarme, siento para mí todo el tiempo y sabiendo que este a nadie le pertenece me tomo unos minutos más para seguir durmiendo. No quiero bostezar, sería demasiado el ejercicio, una mueca obligada socialmente para expresar somnolencia – ya no quiero pensar, sería casi tortuoso querer dormir y pensar al mismo tiempo.  La cabeza se hunde bajo la almohada, me cobijo de … Continúa leyendo Aún no quiero despertarme, siento para mí todo el tiempo y sabiendo que este a nadie l

La cabeza duele como punta de iceberg

La cabeza duele, vale la pena utilizar la metáfora antigua, como punta de iceberg en una congregación de nudos árticos; escucho la radio todas las noches desde hace más de un año cuando el insomnio absorbió completamente el sueño natural al que nos debemos los seres humanos,  esto último termino por dudarlo en momentos cuando a las dos o tres de la mañana no se … Continúa leyendo La cabeza duele como punta de iceberg

“DE SU CULTURA Y PACIENCIA DEPENDE NUESTRO EFICIENTE SERVICIO. ATT: ADMINISTRACION”

  Yo suelo ir de café internet en café internet por bogotá ingresando para desprender del tiempo alguna lectura que satisfaga mis gustos.  Hoy en particular estoy en uno que tiene algunos letreros en los cuales invitan al buen comportamiento dentro del mismo, me ha causado curiosidad el siguiente:   "DE SU CULTURA Y PACIENCIA DEPENDE NUESTRO EFICIENTE SERVICIO.  ATT:  ADMINISTRACION"   Así cualquiera.  No digo … Continúa leyendo “DE SU CULTURA Y PACIENCIA DEPENDE NUESTRO EFICIENTE SERVICIO. ATT: ADMINISTRACION”

Una mujer me dice, escribe para mí, yo la miro desocupando

Una mujer me dice, escribe para mí, yo la miro desocupando mis ojos sobre su rostro, apenas unos segundos antes de que vuelva a ver la desnudez de sus senos. – Lo harás? Entonces vuelvo hacia su cara para enternecer mis pinceles sobre sus ojos.  Todo el tiempo escribo para tí, mírame caminar y verás que dejo huellas para que las sigas, siente mi corazón … Continúa leyendo Una mujer me dice, escribe para mí, yo la miro desocupando

Yo también estoy hecho de metales, al igual que tú me despierto en la mañana y siento como láminas afiladas

  Yo también estoy hecho de metales, al igual que tú me despierto en la mañana y siento como láminas afiladas se quiebran en lo profundo de mis miedos y multiplican los temores, me siento cercenado por las hojas y se desde el comienzo que se harán llagas durante todo el día, éstas, sin presumir adivinanzas serán el clavo que torturen cada uno de mis … Continúa leyendo Yo también estoy hecho de metales, al igual que tú me despierto en la mañana y siento como láminas afiladas