Absorbo tu nombre y luego lo convierto en mi aroma.

El gusto de los seres humanos es bastante curioso – bueno eso digo yo.  A mí me gustan las mujeres delgadas, pero en los días en que no pude salir de la por el dolor en los pies estuve viendo programas de televisión en los cuales los diseñadores de moda exponían sus ropas utilizando modelos delgadas.  No se si la frase ‘delgadas hasta el cansancio’ … Continúa leyendo Absorbo tu nombre y luego lo convierto en mi aroma.

Me gusta el lunar que llevas arriba de tu seno derecho.

Hace más de cuatro días no he salido a la calle, bueno, apenas si he podido moverme de la cama.  No sé si te acuerdas de la ocasión en la que fuimos a caminar con unos amigos al parque natural que está a una hora de la ciudad.  Fuimos con tus compañeros de la oficina y un grupo de abuelos que participaban de la excursión. … Continúa leyendo Me gusta el lunar que llevas arriba de tu seno derecho.

Todos medimos y somos medidos por el tiempo de manera

Todos medimos y somos medidos por el tiempo de manera que se puedan utilizar unidades para referirse a nosotros.  ¿Hace cuánto dejamos de vernos? ¿Cuál tiempo fue más o menos cabalístico? Estas preguntas no tienen utilidad real en este momento en el que me quisiera mantener la cabeza bajo la almohada sin pretensión alguna de sacarla y resistir la claridad que comete afrentas contra mis … Continúa leyendo Todos medimos y somos medidos por el tiempo de manera

A la hora en la que estoy escribiendo esta carta el cansancio puede con mis párpados y me pide con urgencia ir a dormir.

El ejercicio de la escritura, cuando tiene un receptor específico, tiene sabor a ingratitud  cuando no se sabe que no habrá una respuesta, sin embargo, esta misma situación permite poder desanudar sin complejos rumores que se tosieron bajo la mirada oscura de otro tiempo.  Te cuento algún hecho que agrietó mi historia entre tumultos insanos y olores a miseria humana. Hubo un tiempo en el … Continúa leyendo A la hora en la que estoy escribiendo esta carta el cansancio puede con mis párpados y me pide con urgencia ir a dormir.

Donde te encuentres recibe un beso.

A dónde vas ahora? Han medido y enfundado en bolsas para ti el destino? Debes notar que cada idea es presumible en profundidad y amplitud.  Esta fue una manera de iniciar estas letras vagas y huérfanas como mi tiempo.  He leído algunos artículos sobre fantasmas, se que los odiabas, en tu casa habían varios que después de las doce de la noche paseaban tranquilamente por … Continúa leyendo Donde te encuentres recibe un beso.

Nunca han existido razones para escribirte.

Nunca han existido razones para escribirte. Según tú toda razón debe ser concensuada como mínimo entre dos partes. Considero que al estar encerrado en esta suplica solitaria a la que me has condenado no tengo otra opción que tomar como ciertas y válidas mis razones para escribirte. Esta mañana v{i a una mujer reclamarle a un hombre por su tardanza en cada cita, para ella … Continúa leyendo Nunca han existido razones para escribirte.

En la cama me espera el frío bochornoso con que se abrigan los solteros

A Bogotá ya le colgaron ocho minutos después de las once de la noche, eso marca el reloj del computador. Es seguro que si veo otros encontraré horas tan dispares que no sabre en cuál la hora es exacta y si acaso llegara a saberlo al escribirla en este correo ya sería diferente, además que es innecesario que sea exacta mi referencia a la hora, … Continúa leyendo En la cama me espera el frío bochornoso con que se abrigan los solteros