Sonidos inapropiados

Le digo al conductor que puede dejar el radio apagado, podemos ir en silencio sin la música, solo escuchando el ruido de las calles de la ciudad. Ocho minutos después de iniciada la ruta parece no poder contenerse ante el silencio y empieza a hablar. Yo quiero atenerme al silencio, seguir con la lengua entumida y el oído atento a los ruidos que anoche no … Continúa leyendo Sonidos inapropiados

Hotel para despedidas

Le dijo, en este hotel, primero los clientes deben ver las habitaciones y luego puede decidir quedarse en él. No están numeradas, cada una tiene un nombre. Una luz de arcilla desempolvaba las letras en las puertas. Michima, Pizarnick, Plath, Hemingway, Woolf, Pavese. Antes de seguir a la siguiente puerta sintió que el visitante devolvía sus pasos y corría, un cliente menos, unos minutos después … Continúa leyendo Hotel para despedidas

Lluvia espontánea

Le hurtó orgasmos a su cuerpo jugando con sus dedos entre las piernas, no hubo fatigas ni aceleraciones, solo un tránsito ligero de temblores entre la mano y las piernas, un aleteo suave con las palmas abiertas. Sin lluvia huracanada o mareas extendiéndose, solo una llovizna, un reloj con las manecillas yendo despacio, sin prisa por alcanzar el siguiente minuto, las manos alcanzadas por el … Continúa leyendo Lluvia espontánea