Ten tu propio espacio feudal

Tenlo claro, estás en un sistema feudal en el que te hacen creer que eliges a quienes dirigen la nación. Todos son dueños de un pequeño feudo, y como señores feudales el único propósito es mantenerlo y ampliarlo. Votas por quienes son escogidos por señores feudales de la economía, consumes lo que produce utilidades a los grandes vendedores, vistes aquello está en el canon de … Continúa leyendo Ten tu propio espacio feudal

Pagas más porque te sientes menos

Dos más después del otro, y uno que los sigue igual a todos, esa es la marcha en el centro comercial, tras pasillos atestados y vitrinas iluminadas, ante mostradores y confiados en las palabras de vendedores sin convencimiento. Acá están expresando en su mórbida mirada el apetito comercial con el cual pretenden diferencia, dan más dinero por sentir el estrato que cobra el impuesto al … Continúa leyendo Pagas más porque te sientes menos

Estadísticas sexuales

Ella había calculado que durante el último año habían tenido sexo con su esposo una vez cada seis días, de esas veces solo tres fueron en un lugar diferente a la casa, en un hotel en el que estuvieron de vacaciones una semana. De todas las ocasiones sus orgasmos habían sido reducidos a uno cada tres ocasiones, es decir, tuvo 61 relaciones sexuales en el … Continúa leyendo Estadísticas sexuales

El deseo, en la punta de la lengua

Abre el reproductor, se guía con los dedos, escoge una canción, inicia la música, conecta los oídos a las notas, cree que esta música es para noches de luna sin lluvia, cambia la canción, deja sonar otra, esta es para tardes de lluvia, pasa a la siguiente, la deja, es dulce la canción, piensa en el sabor del chocolate, es música para comer chocolate. Mira … Continúa leyendo El deseo, en la punta de la lengua

El deseo, reconoce el sonido

Aplaude, un aplauso para conectar con su yo más antiguo, el que solo reconoce la música en las palmas, un sonido, otro, fuerte, suave, aplaudir por aplaudir. Sonríe, reconoce el sonido, escucha la fortaleza de la mano recogiendo el aire y hacer uso del mismo para aumentar el sonido. Tomo con una mano, la otra, las distribuye haciendo figuras, cubos, triángulos, circunferencias, esferas, conos, una … Continúa leyendo El deseo, reconoce el sonido

El deseo, por el roce de los dedos

Toca los nudillos, lanza un puño con la zurda a la palma diestra, repite el ejercicio, al contrario, golpe de puño desde la derecha hacia la izquierda. Mueve las manos una sobre la otra, si fuesen alas serían alas abrazadas, acaricia con el palmar el dorsal y viceversa, también palmar contra palmar y dorsal contra su par. Percibe la suavidad de las yemas, descubre una … Continúa leyendo El deseo, por el roce de los dedos

El deseo, aún sin los guantes

Mira las venas, lo que puede observarse por medio de la piel, el color y las rutas que siguen desde el brazo hacia los dedos, no iguales, no tienen la misma forma la izquierda y la derecha, parecen hechos al azar. No desconoce los nudillos, aprieta el puño y lo suelta, imita un golpe de boxeo, recupera una memoria imaginada en un ring, recto de … Continúa leyendo El deseo, aún sin los guantes