Entre clientes y facturas

La mujer que atiende la caja en el supermercado a la vuelta de la esquina registra uno tras otro los productos y suma rostros en su memoria.Varios días antes guardó el de una mujer de quien le pareció contenía en sus ojos una válvula de escape, por allí salían sin alas la tristeza propia de madrugadas obligadas.El domingo cuando algunas personas se atreven a salir … Continúa leyendo Entre clientes y facturas

Entre libros y clientes

La mujer en la librería del centro comercial observa a un cliente y le pregunta acerca del libro que está buscando.Unas veces recibe el título exacto o el nombre del autor con una referencia imprecisa al título.Algunas veces le hablan de la portada, en esto son más imprecisos los compradores, como uno que solo le decía, es una mujer, con falda, está de espalda y … Continúa leyendo Entre libros y clientes

Entre mesas en el bar

La mujer que atiende los servicios en las mesas del bar mira atenta a cada persona, tiene buen tino para saber las emociones que condimentan sus cervezas.Sabe de la tristeza en la línea sobre la cual es imposible presumir una sonrisa.Le queda fácil sentir en las oraciones cortas con las que hablan el plomo sin peso con el que les han disparado a su esperanza.Es … Continúa leyendo Entre mesas en el bar

El cajón de la ropa interior

Capítulo IV El cajón de la ropa interior 1. La ropa interior ocupa su propia granja en los cajones 2. No hay intimidad en una tela. 3. Convertimos en símbolo algunas prendas. 4. Esos símbolos pueden representar la intimidad. 5. Dobladas, alineadas, ajustadas al uso y la forma se acomodan en su propio cajón. 6. Las líneas de esta geometría puede estar selladas por encajes. … Continúa leyendo El cajón de la ropa interior

Observaciones dispares

Vengo aquí cada mañana a admirar a la mujer que está sentada en una de las mesas del café. Ella llega unos diez minutos después, ya estoy tomando café cuando ella entra con su perra, un animal de color negro al que le pone invariablemente una camisa verde los días pares y naranja los impares. La perrita se sienta debajo de la silla aun estando … Continúa leyendo Observaciones dispares

Imaginaciones encadenas

La muchacha cree que la miro con el catalejo del instinto sexual y se ofende conmigo, hace un gesto de desprecio y camina hacia la calle sin mirar hacia atrás dejando un vacío glaciar en la cafetería. Yo he usado mis clases de aritmética para sumar, un pantalón de lycra de color negro, dos tenis de tela azul, una blusa blanca ajustada, un par de … Continúa leyendo Imaginaciones encadenas