Recuperar el tiempo perdido

A la mujer del bar le hacen falta una noche y un día, de eso me he enterado cuando le reclamo su desconcentración al atender mi mesa, la dejo seguir, como quien quiere enterarse de todo sin hacer preguntas, no continúa hablando, solo parece mirar mi boca y esperar de mí una respuesta que no sale a la velocidad esperada. Repite mi pedido, solo para … Continúa leyendo Recuperar el tiempo perdido

Coincidencias

Estoy tomando café, él también, yo leo un libro, él habla con quien supongo es la mujer de sus gustos, hace rato llevan una conversación bastante animada, de una complicidad muy cercana. La mujer, cada cierto número de minutos gira la cabeza, me mira, observa mi café, ve el libro, y continúa escuchando al hombre sin que pareciera notar que su compañero de mesa la … Continúa leyendo Coincidencias

Golpes de literatura

Esa mosca insiste en extender sus patas sobre la mesa, pronto sentirá sobre su cuerpo la furia de la imprenta, la belleza en el diseño de las letras, la tinta con su aroma de días, las conversaciones del escritor con el editor tras cada corrección, la encuadernación y el epígrafe alucinante dando apertura al primer capítulo, la creatividad y disciplina del autor en la consecución … Continúa leyendo Golpes de literatura

Advertencias oportunas

Fue extraño compartir la mesa contigo, un lugar esquivo, olvidado, sin conjunción previsible entre nosotros, tú ibas, yo igual, y nos encontramos sin posibilidad de negarnos, de huir para no compartir lugar en el restaurante. El ofrecimiento, la silla, la carta, tú escoges, yo escojo, toman el pedido, algunas palabras se atreven a una conversación arañada de la boca con bisturí quirúrgico. Los platos llegan, … Continúa leyendo Advertencias oportunas

Toma para ti el que el azar te conceda

La vi cerca de la cafetería, yo había pedido una porción de torta y un café, desde donde podía verla me pareció hermosa, pensando, por efecto del azar o de mis alucinaciones, en que ella entraría en un instante próximo y se haría en la misma mesa, dejé una nota, una pequeña nota de gusto por haberla visto, la dejé doblada y salí. He vuelto … Continúa leyendo Toma para ti el que el azar te conceda