El medio día en la oficina podría ser una siesta placentera en un sillón,

El medio día en la oficina podría ser una siesta placentera en un sillón, en un sofá, en la misma cama, en un hamaca o sobre tus piernas. Puedes imaginar fácilmente que la idea que me agradaría más es la última, descansar en tí mientras tus manos se deslizan de manera continuada sobre mi cabeza o tal vez mientras beses mi silencio co tu mirada … Continúa leyendo El medio día en la oficina podría ser una siesta placentera en un sillón,