Le pone color a los minutos

Una mujer distinta cada noche se sienta en un balcón a peinar la noche, y bajo el peine ve pasar las horas sin negritud alguna, un aire de vidrio transparente le pone color a los minutos. Cuando la mañana llega, ella siente que el tiempo ha pasado todo en un segundo, sin dormir, sin despertarse, no siente cansancio o fatiga o los dos que a veces son lo mismo, y se levanta con un peine que la noche anterior no existía en sus manos. Una mujer, una noche, el tiempo dando nombre femenino al encuentro nocturno del tiempo con la mejilla que no ve el sol.

Un comentario en “Le pone color a los minutos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s