Citas ciegas

La cita, sin haberse concertado previamente, se dio en un bar, las mesas y las sillas recogidas, los baños sin lavar, tú buscando un lugar donde comprar una botella de agua, demasiado de madrugada para esa compra, yo sin haber salido aún, esperando la mañana para no pagar un taxi, una abreviatura de la vida, síntesis y simpleza, ofrecer mis pasos y la compañía, aceptar … Continúa leyendo Citas ciegas

Diarios Innecesarios XLIII

En el bar, en una pizarra que servía para promover eventos, publicar ventas, dejar fotos de mascotas perdidas y dejar notas de cualquier tipo, una nota en la parte superior dice: «Estaré aquí jueves, viernes y sábados desde las siete hasta las nueve. Si no estoy puedes dejar un mensaje con el cantinero.  Emilia».  Arriba de la línea de vinos, la hora en el reloj … Continúa leyendo Diarios Innecesarios XLIII

Diarios Innecesarios XXXII

Era tarde, había arruinado la cita. Eso pensé al llegar y no encontrar a mi amiga en el lugar al que habíamos prometido ir esa mañana. Era una hora demasiado cercana a la madrugada, yo debí prever que llegaría tarde, pude haber propuesto otra hora. Me senté. Pedí un café. Me advirtieron que debía pagar primero en la caja y luego recibirlo para llevarlo a … Continúa leyendo Diarios Innecesarios XXXII

Citas inexactas

A las cuatro de la tarde habíamos encontrado el libro, estaba detrás de la cortina de la sala. Me sorprendió encontrarlo ahí, a ella también. Al principio solo tomamos el libro y buscamos en él la cita que estábamos buscando, la encontramos, descubrimos cuál de los dos se había equivocado al referirse a ella. Talvez media hora más tarde, después de que cada uno hubiese … Continúa leyendo Citas inexactas