Citas inexactas

A las cuatro de la tarde habíamos encontrado el libro, estaba detrás de la cortina de la sala. Me sorprendió encontrarlo ahí, a ella también. Al principio solo tomamos el libro y buscamos en él la cita que estábamos buscando, la encontramos, descubrimos cuál de los dos se había equivocado al referirse a ella. Talvez media hora más tarde, después de que cada uno hubiese hecho alguna otra cosa nos acercamos a la cortina, volvimos a la pregunta, qué hacía el libro en ese rincón, yo no lo dejé ahí, dijimos ambos en coro.

Ella dijo, debió ser el gato, yo dije, seguro fue el perro, no tenemos perro, tampoco gato. Sentados en el sofá, tomando café, especulamos sobre las motivaciones que pueden llevar a un libro a abandonar la comodidad de su lugar en la biblioteca para llegar hasta detrás de una cortina, apenas a unos centímetros de la ventana que da a la calle.

¿Duendes? Sugirió ella, le dije, yo no creo en duendes, yo tampoco, respondió y al instante dijo, ¿Ánimas?, miré un poco apenado y con timidez pronuncié, les tengo miedo, no, ellas no fueron, ¿serían fantasmas? Una tras otra idea caía del mismo modo en que aparecía.

Le estaba besando las rodillas cuando recordé que el libro debía estar arriba de la nevera, dentro de él habíamos puesto una nota con indicaciones para comprar algo que se necesitaba en la cocina, me dijo, el libro lo tengo en mis manos, no está en la nevera. Me levanté y ella detrás mío, ambos corriendo, exactamente donde lo recordaba estaba, el libro sobresalía un poco en la parte superior, lo bajé, lo comparamos con el que ella tenía en la mano, mismo título, mismo color, vimos la edición, la misma.

Volvimos a las especulaciones acerca del origen del libro que apareció bajo la cortina, solo quedaba como opción que hubiese caído de afuera, así que sin más esperanza por tener otras razones para el encuentro del libro lo llevamos a la biblioteca y lo dejamos junto al otro, ella se quedó mirando extrañada una de las hojas, entonces repitió varias veces, la cita es diferente, mira, en este la cita es diferente.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s