Encuentros inocentes

En cuarto año de bachillerato estudió conmigo una niña de mi edad, ambos con catorce años cumplidos en meses distintos. Una tarde, al salir del colegio, nos encontramos en la esquina, cada uno caminando a su casa, yo iba con el morral en la espalda y con un papel en las manos. Lo doblaba para repetir lo aprendido la noche anterior, fue mi primera figura … Continúa leyendo Encuentros inocentes

Imaginaciones encadenas

La muchacha cree que la miro con el catalejo del instinto sexual y se ofende conmigo, hace un gesto de desprecio y camina hacia la calle sin mirar hacia atrás dejando un vacío glaciar en la cafetería. Yo he usado mis clases de aritmética para sumar, un pantalón de lycra de color negro, dos tenis de tela azul, una blusa blanca ajustada, un par de … Continúa leyendo Imaginaciones encadenas

Casualidades de parques

Dijo, «Mi nombre es Natalia, mucho gusto». Yo mencioné mi nombre, «Igualmente, Maqroll». Antes de esa cordialidad le había preguntado por los carteles que pegaba en los postes del parque y de la calle, en vez de contestar me pasó uno, yo tenía ya idea de lo que decía, los había visto desde meses atrás. Gatos y perros perdidos, animales en adopción, supervisión de mascotas, … Continúa leyendo Casualidades de parques

Cita con fantasmas

El bar de la esquina está abierto, las restricciones son pocas y, quizá, la que más incomoda es el número de personas por mesa. Dos es el número máximo permitido. He venido solo, en la mesa han puesto las empanadas pequeñas con la cerveza que he pedido. La música está noche es rock suave, aunque no creo exista una definición como suave o fuerte para … Continúa leyendo Cita con fantasmas

Raciones de memoria

Te acuerdas de los pantalones de pana que estuvieron de moda durante un tiempo, había que ser cuidadoso cuando se les planchada para evitar un brillo los cubriera. El señor llevaba uno de esos de color café oscuro, no estaba brillante, incluso se veía pulcramente planchado. Una camisa amarilla de manga corta, esa sí con un pequeño roto en la costura del hombro izquierdo. Talvez … Continúa leyendo Raciones de memoria

La vanidad como peligro

Sentí su fatiga en el parpadeo y el cansancio en los ojos. Callé. Quienes compartían la mesa hicieron preguntas sobre temas generales y personales, a los últimos ella respondía desviando el tema. Yo me quedé callado, no sabía de qué podría hablarle. En algún momento de la conversación alguien me presionó para participar del diálogo, estaban hablando sobre la importancia del movimiento en la expresión … Continúa leyendo La vanidad como peligro