Como se le dé la gana

Hablar de ti. Ser capaz de recordarte. Imaginar tu rostro

Olvidar tu nombre y seguir hablando de ti como si la noche apenas hubiera empezado a notarse cuando tu pupila se oscurece.

Ser una roca cuando todos quieren árboles

Abrir la mañana con una mano extendiendo las cortinas.

Desconectar la noche para que se encienda el día.

Meter la mano debajo de tu blusa y olvidarme del tamaño del sostén para saber exacto el de tus senos.

Abrir tu boca para adelgazar tu lengua.

Uno se pone triste. Uno se pone como le da la gana.

Imagen de Prawny en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s