Como se le dé la gana

Hablar de ti. Ser capaz de recordarte. Imaginar tu rostro Olvidar tu nombre y seguir hablando de ti como si la noche apenas hubiera empezado a notarse cuando tu pupila se oscurece. Ser una roca cuando todos quieren árboles Abrir la mañana con una mano extendiendo las cortinas. Desconectar la noche para que se encienda el día. Meter la mano debajo de tu blusa y … Continúa leyendo Como se le dé la gana

Adelgazar tu lengua en mi boca

Hablar de ti. Ser capaz de recordarte. Imaginar tu rostro Olvidar tu nombre y seguir hablando de ti como si la noche apenas hubiera empezado a notarse cuando tu pupila se oscurece. Ser una roca cuando todos quieren árboles Abrir la mañana con una mano extendiendo las cortinas. Desconectar la noche para que se encienda el día. Meter la mano debajo de tu blusa y … Continúa leyendo Adelgazar tu lengua en mi boca

Tus manos limitan con la imaginación

Todo está a la distancia de un parpadeo cuando el cuerpo desea al mismo tiempo lo que ama el corazón, la mano dobla el espacio y se atreve a ir a lo profundo del universo para encontrar la curva exacta desde la cual ascender hacia los lugares en donde tiembla la noche, para descender por los caminos en donde hay rumor de aguas sin fatigas. … Continúa leyendo Tus manos limitan con la imaginación

El deseo, en la punta de la lengua

Abre el reproductor, se guía con los dedos, escoge una canción, inicia la música, conecta los oídos a las notas, cree que esta música es para noches de luna sin lluvia, cambia la canción, deja sonar otra, esta es para tardes de lluvia, pasa a la siguiente, la deja, es dulce la canción, piensa en el sabor del chocolate, es música para comer chocolate. Mira … Continúa leyendo El deseo, en la punta de la lengua

Te deseo, te quiero, te amo

Lo que me gusta de los secretos guardados en la punta de la lengua es que luego uno los deja empotrados con tinta transparente en la boca de la mujer a quien besa, y siendo así, vuelve una y otra vez a tachar con ahinco aquello que ya dejó escrito. Se usa este mismo instrumento en el que se conservan secretos para hurgar en sensaciones … Continúa leyendo Te deseo, te quiero, te amo

El silencio salpicado de sugerencias

Busco la desnudez de tus senos en la voz del verso. Enumero lenguas y puentes verbales hasta llegar al número que abre tu botón umbilical. Observo nubes y todas forman la línea de tu caldera para que yo la abra. Llegas a la cama con el silencio salpicado de sugerencias en tus ojos, me miras como si todas las plegarias hubiesen acudido a mi boca, … Continúa leyendo El silencio salpicado de sugerencias

No me pidas que escriba para tí

Una mujer me dice, escribe para mí, yo la miro desocupando mis ojos sobre su rostro, apenas unos segundos antes de que vuelva a ver la desnudez de sus senos. – Lo harás? Entonces vuelvo hacia su cara para enternecer mis pinceles sobre sus ojos.  Todo el tiempo escribo para tí, mírame caminar y verás que dejo huellas para que las sigas, siente mi corazón … Continúa leyendo No me pidas que escriba para tí