Oscuridades

La luz que la habitación ofrecía como fuego a la calle ha caído ante la imprudencia de la mujer que cruza la cortina de un lado a otro y deja todo a oscuras. Por lo menos para mí ha sido de ese modo, aunque la luz de los autos y del alumbrado público rozan con su claridad todas las cosas, yo siento una oscuridad que se cuelga de mis párpados porque a esta hora cuando empieza la noche me detenía en la ventana de mi cuarto con un café en la mano a ver a la mujer desnudarse tranquila tras su día de trabajo. Con la pulcritud de un cirujano ella desprende una tras otra pieza de tela y la pone en orden sobre el mueble en donde reposa su ropa que la ha acompañado todo el día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s