Aproximaciones a la infancia

En el ascensor, esta mañana cuando subía al piso quinto, una mujer hermosa subió conmigo. Ella se hizo junto a los botones numerados con los que se indica el piso requerido, me preguntó, me preguntó el piso al cual iba, dije quinto, ella marcó otro, unos pisos más arriba. Rogué por un corte de energía, una falla en el ascensor, nada ocurrió, el camino vertical … Continúa leyendo Aproximaciones a la infancia

La tierra fértil sería tu lectura

No son versos con propósito, son apenas costuras sobre la tela extendida en la boca, se exponen como la caricia del aire que solo se percibe en el frío. No van a enamorarte, a obtener un beso o una sorpresa tuya en mi cama, o una invitación a la tuya, aunque lo escriba una y diez veces, no desatarás tus sandalias junto a mi cama … Continúa leyendo La tierra fértil sería tu lectura

Sin saber que a eso se le llama soledad

El mejor lugar, la mejor cerveza, esto ya lo han dicho muchos, yo solo voy a repetirlo, ese lugar y esa cerveza están en donde me encontré con mis amigos de colegio, no voy a mencionar uno tras otro, la hora no es adecuada para dejar que los recuerdos me obliguen al llanto, tal vez más tarde, igual me daré oportunidad de olvidar esto que … Continúa leyendo Sin saber que a eso se le llama soledad

Hay una mujer poniendo nudos en su timidez

Hay una mujer que sospecha de sus promesas y presiente que una noche antes de la luz de la luna probará sus besos en mi boca. Hay una mujer que puede pronunciar mi nombre, identificar mi voz, reconocer mi rostro; eso es suficiente para que tenga importancia mi existencia. Hay una mujer poniendo nudos en su timidez para impedirle a su boca decir que le … Continúa leyendo Hay una mujer poniendo nudos en su timidez