Mensajes perdidos

Durmió en paz, no para siempre como los cuerpos caídos en combate ante la vida, se clavó tres pastillas para dormir toda la noche, y si no, por lo menos tres horas. Algo estaba averiado dentro, la tela nocturna desgarrada para el sueño, la claridad del día repetida cada minuto, minuto largo sobre sus ojos para un despertar obligado apenas tras un parpadeo. Él entró … Continúa leyendo Mensajes perdidos

Toma para ti el que el azar te conceda

La vi cerca de la cafetería, yo había pedido una porción de torta y un café, desde donde podía verla me pareció hermosa, pensando, por efecto del azar o de mis alucinaciones, en que ella entraría en un instante próximo y se haría en la misma mesa, dejé una nota, una pequeña nota de gusto por haberla visto, la dejé doblada y salí. He vuelto … Continúa leyendo Toma para ti el que el azar te conceda

El hombre acaricia su cuello con la mano izquierda,

 El hombre acaricia su cuello con la mano izquierda, recompone su posición en la silla, abre los brazos y vuelve a tejer en el teclado con las ideas que le madrugan desde el cerebro.  Así está hace un buen rato, ha venido todos los días y se queda hasta que los otros clientes se han ido, nunca llega temprano, ya el medio día ha sido … Continúa leyendo El hombre acaricia su cuello con la mano izquierda,