Ladridos

El perro al que llamas destino, sigues su ladrido, a veces con el presentimiento de quien está en el último paso, o al contrario con la desazón de quien está sordo sin escuchar murmullo alguno. Los acuerdos contigo, una aceptación de tu ignorancia, el sometimiento a la creencia infértil, seguir la sombra de un zepelín antes que ver arriba y descubrir al globo desinflándose. Mordido … Continúa leyendo Ladridos

Destino

Cuando el libro de la sabiduría utiliza la palabra destino se me atraviesa una duda en los ojos, no me siento confortable cuando alguien profetiza acerca de la existencia de un futuro predefinido. Los matemáticos toman la realidad y la convierten en ecuaciones, eso parece querer hacer quien usa la palabra mencionada. De ser cierto que el destino está escrito son muchas las preguntas y … Continúa leyendo Destino

El azar apuesta por nosotros

El azar lanza los dados y apuesta a que nos encontramos, tú y yo, por ahí en un camino, en una tarde con el sol empantanado tras la nube. El azar también pierde y vuelve a la apuesta, juega nuevamente, pone todo en la última carta porque quiere vernos pronto con ese helado que aún no hemos compartido. Tú y yo, en cambio, vamos por … Continúa leyendo El azar apuesta por nosotros

No reconocen el tiempo o el destino

No estoy hastiado, no me confundo, me rasca la nariz y no me salen sangre o mocos, me pican los ojos por la polución en el aire, parpadeo cada incierto número de segundos. Los hombres no tienen líneas en las manos, perdieron la capacidad de imaginar siquiera futuros imaginarios como lo hacen las gitanas, no juegan a las cartas ni le apuestan a pedirle deseos … Continúa leyendo No reconocen el tiempo o el destino