Ladridos

El perro al que llamas destino, sigues su ladrido, a veces con el presentimiento de quien está en el último paso, o al contrario con la desazón de quien está sordo sin escuchar murmullo alguno. Los acuerdos contigo, una aceptación de tu ignorancia, el sometimiento a la creencia infértil, seguir la sombra de un zepelín antes que ver arriba y descubrir al globo desinflándose. Mordido por el perro imaginado, sigues el ladrido, cuando no eres tú mismo quien aúlla a tu sombra en el piso.

Imagen de Stefan Schweihofer en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s