Solo tu voz sería suficiente

  Al cine club todos vamos a dormir. – Cuéntame más. No puedo, siempre me quedo dormida. – ¿Qué película presentaron? No lo recuerdo, sé que dormí muy bien y es lo importante, el cine club del colegio tiene el sistema de sonido agotado por un gripe salvaje que tuvo hace un tiempo, de él nada se escucha, y el proyector después de leer el … Continúa leyendo Solo tu voz sería suficiente

Diarios Innecesarios XXI

En el centro comercial hay un lugar de comidas rápidas donde nos vemos con mi amigo para hacer el trabajo al que nos comprometimos.  Nos gusta hacerlo fuera de casa y lejos de la oficina, este fue un compromiso que adquirimos con un líder espiritual de no sabemos exactamente qué corriente, fue un poco de suerte para él y de tontería para nosotros, ya luego … Continúa leyendo Diarios Innecesarios XXI

Diarios Innecesarios XX

Hablo solo mientras camino, a nadie debería importarle, sin embargo, noto una mueca burlona en quienes se cruzan en mi camino. Algunas personas lo llaman pensar en voz alta, yo simplemente hablo conmigo mismo, me cuestiono y me doy respuestas, mis propias respuestas a mis propias preguntas, tengo la certeza de que ahí empieza el conocimiento, por lo menos parte del mío. El otro día … Continúa leyendo Diarios Innecesarios XX

Al fondo, en uno de los escritorios de la oficina,

Al fondo, en uno de los escritorios de la oficina, una mujer descubre nuevos colores en sus labios, repite este ejercicio en sus mejillas, dispone sus manos sobre el cabello, hace movimientos a partir de los cuales uno podría pensar que lo ordena. Mira su rostro en el espejo, sonríe, satisfacción completa. Observa su blusa, se mira el busto, crema en las manos y todo … Continúa leyendo Al fondo, en uno de los escritorios de la oficina,