Secretos intencionados

Ella raspó del aire el sonido de los gatos maullando,

guardó en los bolsillos de su saco unas gotas repetidas de la luna en la noche,

eligió un sonido según cada uno de los puntos cardinales y los puso debajo de su lengua,

guardó junto a la punta de sus senos las últimas piezas con las que se armaba un rompecabezas.

Ella me invitó a su noche,

dejó que el maullido se adelantara a sus palabras,

alumbró con un techo plateado sus ventanas,

abrió su boca y una conjunción de voces dio paso a su risa.

Cuando era tarde y faltaban piezas para darle forma al rompecabezas,

me dijo que podría encontrarlas si seguía su tibieza.

Imagen de Thomas B. en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s