Apreciaciones sobre tu mirada

Para estar triste alargue la cabeza por la ventana abierta, reconozca el aire, recuerde la sensación que le producía subirse a un auto, dejar la ventana abierta y sentir el aire en la cara. No hay tristeza en los dos momentos, sí en lo que cruza por la memoria, la fealdad de estar ahora sujeto a las condiciones sociales de la edad, y la libertad producida por el paso por la infancia sin exigencia alguna.

Digamos que usted estudió una profesión cuya instrumentalización lo conduce a prestar atención diaria a las máquinas, podría ser un mecánico de autos, un informático desarrollando algoritmos, otro informático soportando a los computadores para que se mantengan funcionando, un especialista de maquinaria para extracción de petróleo, o cualquier otra actividad como reparar teléfonos celulares. Su índice de libertad es cero ya que su oficio lo ha convertido en el esclavo de una máquina para la cual vive, a la cual debe asegurarle que siga viviendo.

Ignoremos la distancia entre su siguiente paso y la puerta en donde vive la pareja a la cual desea, sea hombre o mujer, medida en metros o kilómetros no podrá atravesarla porque esta noche su costumbre está llena de cansancios y usted prefiere aliviarse de la fatiga antes que presumir una alegría cuando llegue a donde ella, sospecha de su buena fortuna y cree también que podría ir sin lograr nada distinto a devolverse solo.

Seamos indulgentes con el pasado, la culpa es del futuro que no promete nada bueno, razón por la cual usted está ocupado cada día en ser alguien hoy para que mañana sea el mismo infame desconocido que puede comer las tres veces recomendadas en el día por el nutricionista, dormir tranquilo en una cama propia y abrir con su llave una residencia que le pertenece.

De todas las razones escritas en el diccionario de la tristeza para justificar ese estado, el más popular es la indiferencia de los otros ante lo que usted considera importante. Para usar un ejemplo próximo, a nadie le importa que usted esté en la ventana viendo hacia la calle porque quienes están caminando por ella solo ven a una persona sin oficio que pierde el tiempo con desgana.

Imagen de StockSnap en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s