Previsión para lo inevitable

Una abuela impulsa el columpio para que la nieta se deslice en el aire, la madre vigila con los brazos atentos para actuar en defensa cuando algo se salga de balance. Una mujer conduce su auto sin variación en la velocidad y conecta la mirada, a través del cerebro, con su pierna para desacelerar o frenar en caso de que sea necesario. Los arquitectos mueven el lápiz, sea en línea recta u oblicua para dar por terminado el mapa de una casa o un apartamento, sin haber dejado vacío el lugar para la puerta que impedirá el paso de cualquiera que no cuente con las llaves que la abren. Tan prevenidos, acostumbrados a la defensa, dispuestos a cuidarnos de todo, y de la muerte,aunque sea inevitable.

Imagen de -MQ- en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s