Reversiones

No son las once de la noche y mi cansancio pesa más de lo que pueden alzar las manecillas que dan cuenta de los segundos, todo está yendo lentamente, temo que en algún instante todo empiece a devolverse y este instante encuentre su paso siguiente en la hora anterior cuando eran las nueve, cuando eran las ocho, o las siete, o en el mismo momento en que la hora no había sido inventada y podían todos sumarse a la rutina del sol que se ve asaltar el Oriente y descender por el Oeste.

Imagen de DanaTentis en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s