Sexo encubierto

Ella dibujó su sexo como si fuese la fruta de los árboles en sus pinturas, en cada uno de sus cuadros, en alguna de las ramas, ahí estaba su sexo abierto. Sonreía, tímidamente, al ver a los críticos acercar sus ojos y hablar de la pureza en la abundancia, de la cosecha en el verde de los árboles, sonreía de haber puesto una trampa al ojo, un lugar de esclavitud al corazón de los hombres.

Imagen de Lumapoche en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s