Acometidas I

La tarde abrió para el sol sus horas y el sol siguió distante, lejano, descontando de sí mismo su luz, aún así, el deseo solar por cubrirlo todo, el gusto de la tarde por llenarse de luz, esto no se da, las nubes cruzan lentas sus alas sobre todo lo visible, ha de ser también así sobre lo invisible, no las veo desde la ventana, no estoy ahí, estoy en el cuarto de los libros, gris, esa es la tarde, esa la palabra para sintetizar su color. El frío acomete con sus acostumbradas caricias de hielo, afuera, alguien debe estar resintiéndose, adentro no hay café, el aroma está perdido en la alacena, quizá quiero una cerveza o un trago de licor, no hay, no hay licor esta tarde en el apartamento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s