Encuentros VI

El nivel de ruido de los autos en la calle empezó a molestarme, al tiempo que el ruido subía, yo me hacía más sensible y empezaba a taparme los oídos, no era suficiente, sin que pudiera evitarlo empecé a romper con las uñas la piel en las orejas, luego los dedos entraron y surcaron el oído interior como si fuese dulce, luego, poco a poco, seguí arañando la cabeza, hasta que de mí, de dentro de mí empecé a sentir que un río me surcaba y se expandía por mis pies hasta la punta de tus dedos, es por eso que ahora me presientes.

Imagen de analogicus en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s