Constreñidos al silencio

Hay demasiado ruido. Los autos por la avenida no se guardan sus orgasmos, los publican con su ruido de llantas y motores, a media cuadra construyen una plancha de cemento, usan para reforzar la tierra un instrumento que machaca y en cada uno de sus estornudos truena. En el taller de la esquina una fresa amasa su fuerza sobre una lámina de acero, un molino artesanal hace girar sus pequeños dientes para triturar una caña de azúcar de la cual venderá su jugo. Todo retumba con su propia fiereza y gruñe sin importarle el silencio, solo callan quienes llevan tornados en sus pensamientos.

Imagen de Pexels en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s