Constreñidos al silencio

Hay demasiado ruido. Los autos por la avenida no se guardan sus orgasmos, los publican con su ruido de llantas y motores, a media cuadra construyen una plancha de cemento, usan para reforzar la tierra un instrumento que machaca y en cada uno de sus estornudos truena. En el taller de la esquina una fresa amasa su fuerza sobre una lámina de acero, un molino … Continúa leyendo Constreñidos al silencio

Ciudad industrial

La ciudad sabe a comidas rápidas, a restaurantes, a venta de alimentos en la calle, huele a congestión y multitud, a desecho industrial, a cinco minutos antes de que pase el camión recolector de la basura, se ve como una reducción del mundo, apenas dos o tres calles abiertas para caminar, muchas para recorrer enlatado en vehículos de tracción mecánica, se ve como una colmena … Continúa leyendo Ciudad industrial

Se enciende en el primer parpadeo

La ciudad se apaga cuando mis ojos se cierran, queda enterrada en la luz, cáliz de sol o hielo de lámparas, da igual. Juega una partida desigual con el sonido, el silencio le viene bien pero todo lo que la llena está inflado de ruido. Aunque se habla de música y de fervor industrial, ningún canto se oye, ninguna máquina es héroe de acero, solo … Continúa leyendo Se enciende en el primer parpadeo