Envidia ante el ocaso

Esos dos que se besan en la esquina maltratan la mirada dolorida del ansioso que ya no puede apropiarse de ese tipo de contacto, y dan pie para que el envidioso critique la pequeña llama con la que ponen sus lenguas desabridas en la boca del otro, las manos mal puestas en el cuerpo, y sobre todo no permiten que la tarde caiga gris ante el ocaso.

Imagen de suju en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s