Tristezas en venta

Empezamos a vender las tristezas, nos pareció un buen negocio, las pagaban bien, las tristezas líquidas las vendíamos en bolsas de litro, las tristezas secas por kilos envueltas en papel periódico. Tarde nos dimos cuenta de que, aunque ganamos bastante dinero, en el lugar de donde sacábamos una tristeza dos nuevas crecían rápidamente, nos sentíamos muy tristes por tener dinero y ningún ánimo para gastarlo.

Imagen de Grae Dickason en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s