Ciegos a su manera

A la esposa del ciego la persiguen los borrachos que van al bar al final de la calle, uno de ellos se para en la esquina y la ve salir al balcón de su casa, ella suele ponerse unas faldas de tiro mediano que no le alcanzan las rodillas, y mientras él se fuma un cigarrillo ella abre las piernas. No sé yo si él alcanza a verla, no sé si ella imagina que puede ser observada. El ciego, mientras tanto, escucha un tango que suena en un radio que solo él tararea.

Imagen de engin akyurt en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s