Convertida en mi nombre

Es una mañana extraña. Se que despertaste a mi lado y nos libramos de la pesadez de la noche al ingresar a la ducha. Eres una liturgia antigua cuando llegas así de pronto, no me hablas, solo haces todo aquello que sabes amo de ti. Luego vas conmigo por los lugares de la casa, me completas, me llenas, comulgo de tus minutos. Yo me sumerjo en ti con la misma extrañeza con la que me despierto a tu lado, te despides, y sales convertida en mi nombre.

Imagen de go_see en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s