Ascensos ciegos

Después de dormir un par de horas junto a su compañero se despertó angustiada, reconoció que no había sido abrazada antes de su sueño. Se acomodó un poco para quedarse sin pijama, observó su cuerpo y empezó a quitarse las capas de frío indiferente, una tras otra fue cayendo, al final recobró su piel, entonces sintió que su compañero extendía su brazo hacia su estómago, una caricia que fue ascendiendo hasta su cuello y luego con pausa de ciego avanzó sobre su rostro, entonces ella lo besó y volvió a dormirse.

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s