Meridiano umbilical

No he doblado la línea horizontal de mis ojos sobre tu ombligo para observar tu estómago pensando en la proximidad de tus senos. Diré hoy que ha sido cuestión de suerte, tú estás, yo estoy, no sé si quieres, no te he dicho que lo deseo, te imagino, te supongo, en cambio tú, me sonríes distraída sin que yo pueda saber si mi mano encontrará la vía láctea que abre la ruta hacia tu universo de erotismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s