La lluvia te vuelve fetal

No se oxide tu tristeza, crezca ella exponencial, ahora mismo, hasta más tarde. Vigorosa y constante, así sea, por lo menos en este instante, para tener una excusa diferente, y si alguien pregunta, responder sin apremios, es la tristeza, es una tristeza extensa cubriéndome, y poder mentir sin tener que confesarlo, la lluvia te vuelve fetal, uterino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s