Temores gravitan sin ruido

Han vuelto los pequeños temores, gravitan sin ruido, sin aroma, sin forma estable.

Puse el pie sin mucha fuerza en la baldosa de la ducha y se dobló por el sin dolor de los tobillos, casi acierto con mi cabeza en el lugar asegurado para la pared, la mano izquierda usó su suerte y detuvo el movimiento con brusquedad de niño asustado. El jabón hizo trisas mi protección contra el llanto, lloré, el jabón atravesó las pestañas, se hundió en los párpados y luego tuve que lavarlos con agua fría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s