Crecen húmedas sus hojas

Surcar lentamente entre los libros de la biblioteca de casa tiene una magia cuyo lugar es la memoria. Acabo de encontrar, entre dos novelas de Kawakami, un libro de poemas de Octavio Paz, con él llega el recuerdo de un día cuando los libros se cayeron sobre nosotros, queríamos hacer el amor en el escritorio, luego de los golpes no previstos y la risa oportuna continuamos sobre la alfombra, el libro del que hablo quedó bajo tu orgasmo. Aun crecen húmedas sus hojas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s