Los recuerdos se desbordan

En esta y otras calles cercanas abrevié mis pasos y fui cediendo imágenes a sueños de nube. Era, como todo tiempo pasado, un mundo de anuncios diferentes, aún no tejía borrascas de duelo ante la negación amorosa. El humo lunar se oculta tras una sombra, las luces artificiales a lado y lado de la calle estiran mi cuerpo sobre el asfalto, un largo retrato de mí mismo.

Los recuerdos se desbordan, una biografía sincera y oculta narra despacio y con llamas una sucesión de eventos para los cuales no siempre tengo memoria. Muchos rostros sin voz ni nombre, nombres sin rostro, en cambio todos tienen lugar, con voz y voto, en la historia que me llega de aquel tiempo.

Camino, una piedra rueda hasta la acera después de haber sido golpeada por mi zapato. El silencio calla con el viento. La noche no requiere de otra experiencia para desatar nudos antiguos. Ahora dos corazones palpitan en el pecho, uno recuerda y siente el pasado, el otro recorre la hora exacta de este tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s