Ciudad parásito

Es sabido por todos que en la ciudad el asfalto ingresa en los hombres por el aire y sin que estos lo noten dentro, de sí van construyendo avenidas y rascacielos, callejones y alcantarillas. En los ojos, el lugar de la pupila se convierte en una farola de halógeno, cuando no en un semáforo o en la luz blanquecina de las vitrinas. La ciudad es un parásito que los consume mientras los encuentra anónimos en las aceras.

Un comentario en “Ciudad parásito

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s