Una presencia inasible para que la penetre

La mujer en la silla a mi derecha, desde que estamos sentados, ha estado hablando por teléfono con un hombre, de quien presumo es su amante, y la referencia a amante no es porque sea él con quien cometa una infidelidad, le habla con bocados de ternura y pone acentos cortos al final de algunas palabras como si esperara de él una culminación diferente a la que exigen los vocablos, a veces se ha quedado callada escuchando y su rostro es una posesión que solo se logra en el silencio cuando una voz atraviesa desde el oído el deseo que conecta a las falanges. He escuchado atento su verbalidad líquida, y puesto plena atención a los movimientos y gestos en su rostro, cada tanto un temblor de ritual la surca y parece convocar al otro al que le habla a una presencia inasible para que la penetre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s