Una presencia inasible para que la penetre

La mujer en la silla a mi derecha, desde que estamos sentados, ha estado hablando por teléfono con un hombre, de quien presumo es su amante, y la referencia a amante no es porque sea él con quien cometa una infidelidad, le habla con bocados de ternura y pone acentos cortos al final de algunas palabras como si esperara de él una culminación diferente a … Continúa leyendo Una presencia inasible para que la penetre

Renovaciones clandestinas

Hace un rato que la he visto pasar por la otra acera de la calle por la que voy hasta la venta de verduras por unas frutas para el desayuno, me pregunto si seguirá llamándose María, a lo que me respondo con certeza que sí, solo que en confianza su amante le dirá “amor” todo el tiempo. Me pregunto si los amores clandestinos tienen posibilidad … Continúa leyendo Renovaciones clandestinas