Una presencia inasible para que la penetre

La mujer en la silla a mi derecha, desde que estamos sentados, ha estado hablando por teléfono con un hombre, de quien presumo es su amante, y la referencia a amante no es porque sea él con quien cometa una infidelidad, le habla con bocados de ternura y pone acentos cortos al final de algunas palabras como si esperara de él una culminación diferente a … Continúa leyendo Una presencia inasible para que la penetre