Una quietud de arena

El silencio en el apartamento repara aquello que fue averiado por el ruido de la calle. Los sonidos te pertenecen, la nevera y su ronroneo de gato grande, el aire delatando los espacios abiertos debajo de la puerta que da al balcón y de la ventana en la cocina, el vaivén de la puerta del armario que indecisa se mece en el aire, el tic tac simbiótico que se da entre minutos y segundos para presentar las horas en un reloj que se alimenta con baterías. Esos ruidos son tu silencio, los aprecias, te remiendan, te reparan, acolchonan todo y una quietud de arena te da descanso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s