Si yo tuviera un perro

Si tuviera un perro lo llevaría a pasear cada mañana, saldría con él a un parque cerca de mi casa y caminaría con él unas calles más hasta devolverme por la otra esquina y llegar jadeantes de correr apostando al que llegue primero a la puerta. Lo dejaría lanzarse sobre mi cuerpo en la cama y agitado de entusiasmo lo abrazaría entendiendo que él quiere salir pronto a liberarse de sus prisas biológicas. Le tendría comida en una taza grande con su nombre y le dejaría agua en una taza limpia para que él pueda saciar su sed y hambre en todo momento. Al terminar el día, cuando vuelvo de la oficina, pasaría por él para llevarlo como mi mejor amigo a comprar un café para mí, para él algún postre y darnos una vuelta hasta el centro comercial, sin prisa, sin el afán de los que están obligados a cumplir citas.

Si yo tuviera un perro me levantaría de la cama a buscarlo para verlo saltar de alegría, ir con él hasta la puerta, abrirla y dejarlo correr para que se sienta libre y vaya de ese modo hasta el parque. Si yo tuviera un perro, y la verdad lo tengo, se llama Cardamomo, está tocando a la puerta de mi cuarto con sus patas delanteras, es la hora de salir al parque, es la hora de su primera comida, pero hoy hace frío, estoy cansado y no quiero por razón alguna levantarme de la cama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s