Diarios Innecesarios XXVI

En la mañana, frente al espejo se puso el sostén con desenfado, como si todos los ritos acerca de la desnudez y la ropa los hubiese olvidado. Ahora, con la prenda desajustada debajo de la blusa, sin que ella quisiera notarlo, uno de sus senos amenazaba con la fuga mientras el otro parecía escondiéndose de un ataque nuclear. Así estaba detrás de la barra, yo había pedido un gin tonic, ella observaba hacia las mesas sin fijarse en mí hasta que alguien le pasó la bebida que ahora pasaría a ser parte de mis flujos internos. Notó que mis ojos seguían a los suyos, sostuvo la mirada, sostuve la mía, hizo un gesto, le respondí de la misma manera, luego miró nuevamente hacia las mesas, alguien levantaba la mano pidiendo ser atendido. La olvidé mientras desprendía del interior del cristal sorbo tras sorbo el trago.

Preguntó si yo quería otro trago, asentí, fue fácil responder sin tener que mover la boca, estábamos bastante cerca y el movimiento vertical de la cabeza fue comprendido como una afirmación sin vacilaciones. El teléfono vibró un par de veces, observé el nombre de quien llamaba en la pantalla, contesté, dije algunas cosas como consecuencia de las preguntas que me hacía, quedamos en que al siguiente día nos encontraríamos para aclarar las dudas que teníamos sobre el trabajo que hacíamos en conjunto. Un nuevo trago estaba en mi mano, ella se había quitado el sostén, ahora se notaba fácilmente bajo la tela blanca la forma bajo su cuerpo. Casi fui sorprendido observando con detenimiento la forma oculta, alguien interrumpió el giro de su cabeza, al tiempo que yo agachaba la mía para ver una de mis manos.

Envié varios mensajes desde el celular, publiqué un texto mínimo en internet, quizá lo leí en voz alta sin darme cuenta, luego como si de una repetición obligatoria se tratase publiqué nuevamente un texto corto y lo debí leer en voz alta. A ella le gustaron ambos, me preguntó acerca del significado del primero y si estaba relacionado con el segundo, me explicó acerca de haberme escuchado sin querer debido a mi pronunciación en voz alta del texto. Hice las observaciones acostumbradas, le comenté sobre mi hábito de pensar en voz alta o hablar solo, le hablé del propósito del primer verso y de la desconexión con el segundo, me dijo, si pides el tercer trago, yo te invito el cuarto.

Bar

El tercero pasó desapercibido, la conversación pasó fácilmente de la charla neutral a la exposición de las emociones, las ruedas de un tren sin rieles rugían con historias para dar paso al cuarto trago. Hablamos suficiente para que un quinto y sexto cayeran sobre la mesa. Era tarde cuando había ido al lugar, ahora era más tarde y estaban a punto de cerrar. Conmigo habían otras cuatro personas, ellas en las mesas del centro, advertí que debía irme, ella se ofreció a pedirme un taxi, alguna neurona creativa respondió por mí y le dije que podríamos compartirlo, me respondió diciéndome que vivía apenas a unas calles, y siguió sin dejarme decirle algo más, otro día me acompañas, esta noche estás en el punto exacto en que puedes volver a la sobriedad o pasar de largo a la ebriedad extrema.

El taxi llegó antes de lo esperado, me despedí de ella, sin que yo lo notara, de eso me daría cuenta al siguiente día, en el bolsillo del saco ella había dejado el sostén. Al medio día la llamé, contestó con voz de sueño, le pregunté por el objeto en mi bolsillo, rio primero antes de darme una respuesta, cuando lo hizo simplemente me recordó que también ahí estaba la dirección de su casa, ella esperaría hasta las seis de la tarde para que yo lo llevase.

20130722-113409 p.m..jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s