Llueve y tú no estás

En la ciudad de los paraguas tú no estás para quejarte de la lluvia. Por ti soy un loco inofensivo. Y mi locura empieza en tus ojos que me miran, va hasta tus oídos que me escuchan, vuelve a tus ojos cuando me lees e inevitablemente se convierte en ternura cuando me dejas llegar hasta tu corazón. Imagen de Johannes Plenio en Pixabay Continúa leyendo Llueve y tú no estás

Diarios Innecesarios XXXVIII

Después de un rato en que la proximidad de nuestras sillas en la barra del bar permitía suponer que el saludo era necesario, la saludé, desplacé mi boca desde la timidez a las oraciones cortas diciéndole que el frío afuera alcanzaba hasta para congelar volcanes, ella realizó una perfecta alineación metafórica entre el frío y los espantos.  Así empezó la conversación que se acompañaba de … Continúa leyendo Diarios Innecesarios XXXVIII

Un tornillo

Fue la noche del tercer aniversario del matrimonio, fuimos al restaurante en donde le entregué el anillo de compromiso. La comida estaba deliciosa, el vino abundante y la sensación de amarnos para siempre hacía que todo entre nosotros fuese poseído por la magia. Ella se adelantó unos pasos, la vi y noté claramente que cojeaba de la pierna izquierda, un pequeño movimiento que dejaba caer … Continúa leyendo Un tornillo