El futuro son las cartas del pasado

El futuro son las botas del militar que hará sangrar tu cabeza cuando el agua cueste más de lo que ganas y tengas que salir a pelear por ella a las calles, la mirada sin inteligencia de unos que se tostaron con los fármacos y son como vegetales sembrados en los andenes, son las tareas del colegio que harán tus hijos para que al siguiente … Continúa leyendo El futuro son las cartas del pasado

Contables

La esposa de un comerciante, el de la ferretería, suspira al ver al hombre que escribe en la mesa del café, lo conoce de antes, del colegio, de la escuela, lo ve escribir e imagina cartas, correos electrónicos con destino amoroso, el hombre que no sabe del suspiro diligencia formularios para declaración de impuestos, aunque está empleado como contable en una empresa, hace declaraciones por … Continúa leyendo Contables

Cartas. Ecología de las tinieblas

Nunca han existido razones para escribirte. Según tú, toda razón debe ser consensuada como mínimo entre dos partes. Considero que al estar encerrado en esta suplica solitaria a la que me has condenado no tengo otra opción que tomar como ciertas y válidas mis razones para escribirte. Esta mañana vi a una mujer reclamarle a un hombre por su tardanza en cada cita, para ella … Continúa leyendo Cartas. Ecología de las tinieblas

Amores en la periferia de la carta

El policía tomó la carta y empezó a leerla en voz alta, fue así que entendió como los tres nos habíamos ido a los golpes, yo tenía un morado en el ojo derecho, el hombre del café había recibido una fuerte patada en una pierna, una señora que apoya en actividades de seguridad en el centro comercial, no estaba maltratada pero era culpable de habernos … Continúa leyendo Amores en la periferia de la carta

cartas

En la barra del bar dejamos cartas de amor para quienes quieran tomarlas. Anoche habíamos dejado quince y fueron recogidas por el mismo número de personas, hombres y mujeres, más mujeres que hombres. Yo escribí tres, y esta noche que hemos vuelto a poner cartas los clientes, pasó que encontramos una de respuesta a una de las que escribí, solo dice, yo te espero hecha … Continúa leyendo cartas

Absorbo tu nombre y luego lo convierto en mi aroma.

El gusto de los seres humanos es bastante curioso – bueno eso digo yo.  A mí me gustan las mujeres delgadas, pero en los días en que no pude salir de la por el dolor en los pies estuve viendo programas de televisión en los cuales los diseñadores de moda exponían sus ropas utilizando modelos delgadas.  No se si la frase ‘delgadas hasta el cansancio’ … Continúa leyendo Absorbo tu nombre y luego lo convierto en mi aroma.

A la hora en la que estoy escribiendo esta carta el cansancio puede con mis párpados y me pide con urgencia ir a dormir.

El ejercicio de la escritura, cuando tiene un receptor específico, tiene sabor a ingratitud  cuando no se sabe que no habrá una respuesta, sin embargo, esta misma situación permite poder desanudar sin complejos rumores que se tosieron bajo la mirada oscura de otro tiempo.  Te cuento algún hecho que agrietó mi historia entre tumultos insanos y olores a miseria humana. Hubo un tiempo en el … Continúa leyendo A la hora en la que estoy escribiendo esta carta el cansancio puede con mis párpados y me pide con urgencia ir a dormir.