Ceremonias

Usas una crema para las piernas, te olvidas de sus ingredientes y las virtudes ofrecidas cuando la venden, eso ha pasado a un plano distinto, el actual, el ocupado por el instante es una liturgia, una celebración ofrecida por tus manos adelantando caricias sobre tu piel, es un momento universal, allí están contenidas las líneas invisibles conectando planetas para formar una galaxia. Las manos se desplazan, arriba y abajo, en formas diagonales y laterales, esos movimientos descubren el brillo producido por la crema, tus piernas absorben los ingredientes trasladados por tus manos desde el recipiente. Estás conectada con una sensación, la del aire encumbrándose unas veces por las sandalias, otras por botas de medida alta según afirman tus tobillos, o por el contrario, de medidas bajas de acuerdo con tus rodillas. Te remontas a la fuerza de tus piernas cuando has pulsado con tus pies sobre la tierra para adelantar los kilómetros en una caminata a través de una montaña, sientes la agilidad de tus pies al apropiarse de espacios en la arena de la playa. De eso se trata este momento en que usas una crema sobre la piel en tus piernas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s