Pagamos de más por los orgasmos

A mí novia le duelen las rodillas, se resiente, me pide calma mientras se recupera, está tres minutos arriba y descansamos seis o siete, no me importa, todavía nos quedan veinte minutos antes de que llegue la mañana y tengamos que ocuparnos en prepararnos para ir a la oficina. Son las cinco treinta de la mañana, es martes después de feriado, el sexo nos encontró sin planes, lo llenó todo. Las pastillas recetadas por el médico están en la mesa, sus rodillas no son tan fuertes como quisiera, se duelen por el peso, a ella le gusta arriba, a mí verla en movimiento, cuesta un poco más verla fatigada y resintiéndose, pagamos de más por sus orgasmos.

Imagen de Angelo Esslinger en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s